Todos sabemos sus chistes de memoria. Canal 13 y TVN se han encargado en los últimos años de repetirnos las rutinas de Álvaro Salas, Bombo Fica y tantos otros humoristas que han pasado por nuestros escenarios. Hemos visto mil veces las rutinas de Dinamita Show, Dino Gordillo o Melón y Melame. También hemos visto fracasar a otros, como Manpoval, Oscar Gangas o Ricardo Meruane. Como olvidar el “gracias gracias, no se molesten“.

La cosa es que todos los humoristas tienen algo en común, y es que hacen humor de las mismas cosas. Eso se nota particularmente a la hora de cambiar de tema entre chiste y chiste. Y para eso hay que usar frases. Frases que son transversales a todos los humoristas y que las escuchamos a cada rato, sólo que no nos damos cuentas. Si hasta los humoristas de micro abusan de estas frases!

Eso si, saco a Coco Legrand del grupo, porque es un grande y hace humor diferente. Lo mismo con Kramer porque hace imitaciones. Los demás, a preocuparse que se viene la gran lista de 10 frases de humorista para hilar chistes. La Gaviota!

"Mejoral - Te mejoraaaaba!"

“Mejoral – Te mejoraaaaba!”

…como ese curaito que iba caminando por ahí…

Un clásico de los chistes. Explotar al curaito. Acá salen chistes como el tío que lo cremaron durante 3 días, el que tenía demasiada sangre en el alcohol o el curaito que le dice al otro que no tome más porque se está poniendo borroso. A estas alturas ya se escribieron TODOS los chistes de curados que se podían escribir, y todos los que oiremos en la Quinta Vergara son reciclaje de los anteriores.

¿Han cachado que siempre son curaditos y no curaditas los de los chistes? Como que el hombre borracho es un personaje chistoso, pero la mujer borracha es un tema serio. Faltan más chistes de borrachas en el mundo.

Como abusar del personaje del curado, por Ruperto

Como abusar del personaje del curado, por Ruperto

…y estaba la mujer engañando al marido…

Acá caen todos los chistes de patas negras que se esconden en distintos lugares de la casa, para que los maridos de turno no los pillen. Se esconden en el clóset, debajo de la cama, incluso se disfrazan de lámparas. Siempre los pillan, y la cosa termina en pelea o situaciones absurdas. Como somos machistas, generalmente en estos chistes es la mujer la que engaña al marido, y no al revés.

Punto importante va para la intervención de los vecinos en estos chistes. Los vecinos siempre se meten con la vecina y viceversa. Cosa que en la vida real, considerando que uno con cuea conoce el nombre del vecino, es muy difícil que pase. Queremos chistes más realistas señores!

Melón y Melame engañaron a sus mujeres!

Melón y Melame engañaron a sus mujeres!

…como han ido cambiando las cosas!…

Hacer humor de lo que ocurría en el pasado versus lo que ocurre ahora siempre funciona. Que los pañales antes eran de goma, que a los cabros chicos ahora los mandan al sicólogo, que antes los niños jugaban en la calle, etc. Quejarse de lo terrible que es el mundo hoy y lo bacán que era antes es en lo que se basan todos los humoristas medio avejentados.

En el futuro seguiremos haciendo este tipo de humor probablemente, y serán chistes del estilo “antes uno tenía que cocinarse, ahora hay robots mega bacanes que te hacen un arroz con pollo en 2 minutos”. Alguien podría intentar hacer humor futurista, a ver que pasa. Demás que sale super fome, pero hay que intentarlo.

Dino Gordillo, fomentando la violencia en el hogar

Dino Gordillo, fomentando el charchazo y la varilla pa los niños

…el otro día me encontré con un amigo…

No hay mejor forma de empezar un chiste que encontrándose con un amigo en la calle. Estos amigos generalmente no se veían hace muchos años, y empiezan a comparar sus vidas. “¿Y que es de tu señora? o “¿Y como va la pega?” son preguntas típicas que se hacen los amigos y que terminan en situaciones super weonas. Es super probable que este chiste termine en un insulto a alguna suegra.

En la práctica cuando uno se encuentra con amigos en la calle las conversaciones de hecho se parecen a las de los chistes. Sólo que al chiste le falta una parte importante. Esa que pasa cuando te encuentras con alguien y no sabes quien chucha es, pero él si te reconoce. Y tu dices cosas como “hooola tu…como está tu pega?…como está la familia?”. Preguntas genéricas que te arrojen alguna pista de con quien estás hablando. Eso si que es para un chiste.

Sin censura! Sin censura!

Sin censura! Sin censura!

…yo quiero harto a mi suegra…

Después de contar chistes ofensivos para la suegra, siempre hay que cerrar diciendo que se quiere a la suegra. Y después rematar con algo del estilo “La quiero…la quiero bajo tierra!” o algo así para seguir en la onda de odiar a las suegras. No se porque los humoristas se ensañan tanto con las suegras, pero es una fórmula que funciona. Nuevamente, los suegros no aparecen por ninguna parte en estas rutinas.

Igual hay mucho chiste de suegra y poco chiste de otros parentezcos. Hay muchos parientes locos en una familia. Hagamos chistes de primos en segundo grado, de tatarabuelos o de todos esos parentezcos olvidados que uno apenas entiende. Estoy seguro que algo chistoso se puede sacar de la reunión familiar con 20 tíos lejanos donde todos saben tu nombre y tu no tienes idea quien es cada uno.

"Así camina mi suegra Mabri!"

“Así camina mi suegra Mabri!”

…oye pero, que de acá no salga…

Esta frase hay que tirarla ante un público grande. Mientras más grande el escenario, mejor funciona. “Les voy a contar algo, pero que sea un secreto. Que de acá no salga!” Suele venir acompañada de una confesión absurda del humorista, como “no se ocupar el control remoto” o “no me se abrochar los zapatos”. La gente se muere de la risa con estos momentos en que el humorista se sale del guión y les habla directamente.

Igual podrían intenar un momento en que realmente el chiste no salga de ahí. Cortan la transmisión por la tele, y el humorista le explica al público que esto es un experimento social para ver si pueden mantener el secreto, y les cuenta el mejor chiste del planeta. Vuelve la transmisión y todos en la casa cachudos pensando como fue el chiste. Expectación mundial. La dejo botando por si alguno prende.

El rey del "que de acá no salga"

El rey del “que de acá no salga”

…porque el chileno tiene respuesta para todo, se han fijado?…

Esa es la picardía del chileno. Típico chileno. Son frases clásicas en toda rutina, porque tenemos que reconocerlo, los chilenos somos especiales. De verdad somos un país con una cultura super idiota, de presidentes que se pasean con papelitos, de noticias de perros que hablan, de guaguas apocalípticas en hospitales del sur, etc. Los chilenos tenemos salidas particulares y eso nos hace un gran valor a la hora de contar chistes.

No por nada tenemos toda la corriente de chistes de “había un argentino, un peruano y un chileno” que siempre terminan en el chileno haciendo alguna picardía. Porque el chileno tiene esa cosa, no?

Típico chileno

Típico chileno

…doctor, doctor…

Todo tipo de afecciones ha sido blanco de chistes. Desde el loquito que le dolía cuando se tocaba el cuerpo porque tenía el dedo roto, hasta los mil chistes de compadres impotentes. Los doctores a veces son serios, a veces son degenereques en estos chistes. Todo chiste en un consultorio que tiene una parte en que el paciente se agacha termina mal.

Hay otro género de chistes de doctores que es de pacientes que quieren weas locas. Quiero tener 17 penes dijo uno, no quiero ir al baño nunca más en la vida dijo otro. Los avances de la ciencia son ilimitados en el mundo del humor!

Y quien es el dostor?

Y quien es el dostor?

…a quien no le ha pasado…

Este es el momento de generar empatía. “Oye, a quien no le ha pasado que van por la calle y no tienen carga en la BIP!” “A quien no se le han pasado las copas un poquito”. Generando empatía el público dice “ahh que bueno el chiste porque eso me pasó a mi una vez”. La clave acá está en contar cosas que realmente le pasan a uno, porque si uno usa el “a quien no le ha pasado” y después continúa con algo como “que se te pierda el pasaporte cuando estabas de vacaciones en Sudáfrica” claramente el chiste no va a funcionar.

Por eso es que no hay humoristas zorrones. Porque contarían puras anécdotas que están super fuera de tu vida cotidiana. Acá va un chiste zorrón “Estaba con la Pancha, la Cata y la Coté y llegamos a Zapallar y lo pasamos tchantcho”. Ok, no sirvo para contar chistes. 

A quien no le ha pasado, ahhh te cachai!

A quien no le ha pasado, ahhh te cachai!

…no somos grandes artistas, ni tampoco queremos ser menos, sólo un aplauso les pedimos a estos dos payasos chilenos…

Hay que cerrar el espectáculo con una alusión a que el humorista es del pueblo. Los dinamitas impusieron esta frase y desde ahí la han usado un montón de humoristas. En las micros sobre todo. El típico dueto humorístico disfrazado de payaso que pegan un sopapo al techo, se tiran tallas de la suegra y dicen que el chofer de la micro es gay. Cabros, no es necesario disfrazarse de payaso para hacer reir. A nadie le gustan los payasos ni las voces chillonas.

Igual podrían inventarse otra frase, así como pa innovar digo yo. “Querimoh hacerlos reir, no queremos darles la lata, pero si se ponen weones, entreguennos toda la plata”. Y después sacan las pistolas y la cosa se convierte en asalto. Igual sería choro. Así como otro experimento social.

No somos grandes artistas, nos presentamos hace un año, y nadie se acuerda quien somos

No somos grandes artistas, nos presentamos hace un año, y nadie se acuerda quien somos

¿Hay otras frases típicas de humoristas? ¿Las usarán los humoristas de Viña este año? ¿Veremos al monstruo comerse a alguien o será Gaviota para todos como siempre? Tus comentarios a la sección de abajo!

Aprovecho la ocasión para decir que este post es propiedad intelectual 100% de Javier Pumarino, así que una antorcha de platino y 2 gaviotas de piedra pome para el aporte del Puma! Y recuerda que si tu también quieres aportar con ideas para el blog, puedes hacerlo a través de cualquiera de nuestras redes sociales, en Facebook y en Twitter (@olateshow). Y no olvides suscribirte y compartir el blog para enterarte cada vez que haya un nuevo artículo!