El Verano está en su pleno apogeo. No queda nadie en las grandes ciudades y todo el mundo está migrando a la playa. Como la juventud está de vacaciones, lo natural es que se junten entre amigos y se vayan de paseo a la playa a practicar el deporte favorito de nuestra nación; tomar. Y por alguna razón, siempre es más entretenido ir a la playa a tomar que tomar en la ciudad, aún cuando nunca salgas de tu cabaña y jamás toques el mar. Hay algo en esa brisa marina que da sed. Mención especial a ese impulso weon que siempre da en un carrete en la costa a eso de las 2 de la mañana, donde bajar a la playa siempre parece una excelente idea. El resultado siempre es el mismo. La gente baja a la playa esperando encontrar el tremendo carrete, no encuentra nada, se sienta un rato en la arena con un vaso mientras se caga de frío, y después vuelve a la casa.

Sea cual sea el caso, uno en la playa no se sienta a tomar y a conversar con los amigos. En vez de eso, se juegan toda clase de juegos idiotas cuyo único objetivo es curar al resto. Hay muchos conocidos, otros no tanto. Hoy hemos recopilado los 10 juegos más que destacan por ser novedosos, distintos o derechamente son un clásico en nuestros carretes veraniegos.

Un pequeño aviso antes de leer esto. Recuerden niños que deben ser mayores de 18 para beber alcohol. Recuerden también que el consumo en exceso de alcohol puede ser dañino para la salud. Está prohibido manejar bajo la influencia del alcohol, a menos que sus papás sean senadores. Y si van a beber Absenta, no sumerjan a sus amigos en tinas con agua. Es mala idea.

A beber chicas!!

A beber chicas!!

Cultura Chupística

Este es un clásico y a estas alturas ya todos deben conocerlo. Lo jugaban en el Así Somos todos los días, ¿es necesario que lo explique? Es un juego de preguntas y respuestas sobre temas que a nadie le importan. Un jugador pide enumerar o nombrar cosas sobre un tema, y el que nombre algo que no corresponde o que ya se había nombrado antes toma de su copete.

Por ejemplo, Juanito pide enumerar “Futbolistas que se agarró la Vale Roth” y uno a uno van enumerando a todo el plantel de Colo Colo, la U, la Católica, Ñublense, Coquimbo, La Serena, Huachipato, San Felipe, Unión la Calera, Cobresal, Deportes Temuco, Palestino y Tricolor de Paine. El primero que nombre un futbolista que la Vale Roth no se haya agarrado (difícil) o que repita a un jugador pierde. Ahora, uno también puede pedir algo específico para cagarse al que viene, como “Países que han ganado el Mundial 5 veces, como Brasil”.

Una variante más destructiva de la cultura chupística se llama el “Apuesto” (bueno, no se llama así, yo le llamo así). En el Apuesto, yo apuesto a que puedo decir por ejemplo las 27 estaciones de Metro de la línea 1. Si lo logro, regalo 27 tragos entre todos los demás para que beban hasta emborracharse. Pero si pierdo, yo tengo que tomarme los 27 tragos y ahí todo se va al carajo. Cuando lo jugué, llegué hasta Tobalaba. De ahí no me acuerdo más.

Hasta Salfate le pone weno a la Cultura Chupística

Hasta Salfate le pone weno a la Cultura Chupística

Tomanji

Tomanji es la evolución de los juegos de carrete. Basado en la película Jumanji, es la monstruosidad más grande jamás inventada y está diseñada para curar a todos los jugadores en apenas 10 minutos de juego. No conozco a nadie que haya terminado este juego y haya sobrevivido para contarlo. Y bueno…la verdad nunca lo he jugado jaja.

Tomanji es un juego de salón, con un tablero que está poblado de penintencias y minijuegos basados en tomar. A medida que el juego avanza, las penitencias se vuelven más rudas. Una penitencia inicial puede pedirte que hagas algo como “Toma 3 sorbos”. Una de las últimas penitencias puede pedirte que te tomes un Africano (poner tu boca alrededor del vaso, sostener el vaso sólo con la fuerza de tu boca y empinarte todo su contenido al seco) o tomar un Jack Sparrow (empinar la botella y tomar como el pirata en la película).

Tomanji se ha vuelto tan popular que hasta tiene aplicación para iPhone y Android. ¿Quien dijo que las nuevas tecnologías no sirven para emborracharse?

Acá el tablero de la muerte

Acá el tablero de la muerte

Jammin

El Jammin es un juego bastante desconocido, bien aweonao y bastante destructivo. La premisa es simple. ¿Se acuerdan de la canción de Bob Marley, Jammin? Júntense con un grupo de amigos, sírvanse unos copetes y pongan esa canción. Cada vez que Bob Marley o alguien del coro diga la palabra “Jammin”, todos toman.

Suena fácil, pero les aviso altiro que la palabra Jammin se dice al menos 50 veces en toda la canción. La escena es bastante chistosa. Un grupo de weones sentados en silencio, escuchando una canción, y tomando todos a la vez cada vez que Bob Marley dice Jammin.

Hay otras versiones de este juego que siguen el mismo espíritu. Pueden escuchar reggaetones y tomar cada vez que alguien dice “papi“, escuchar al Pastor Soto y tomar cada vez que insulta a los homosexuales, o ver a la Ena en la tele y tomar cada vez que dice alguna wea. Las variantes son infinitas!

Para facilitarles la pega y para que puedan enfocarse solo en tomar, acá les dejo la canción.

Lota-Toma

Una vez fui con unos amigos a la casa en la playa de uno de ellos. Llevábamos películas, mucha música y una serie de cosas que nos mantendrían entretenidos toda la semana, además de toneladas de alcohol. Al llegar allá, grande fue nuestra sorpresa al descubrir que habían entrado a robar, y que ya no había ni equipo de música ni tele. Todas esas cosas que llevamos para entretenernos ya no nos servían, y lo único que quedaba en la casa era un viejo juego de Lota (o Bingo para los más cuicos).

Y así nació la Lota-Toma. Las reglas son simples. Cada vez que sale un número que tienes en un cartón, regalas un trago a otro jugador. Si completas una línea, regalas 5 tragos. Y cuando tengas cartón completo, a afirmarse, que se regalan 15 tragos a distribuirse entre todos los jugadores.

En verdad los números son a gusto del consumidor, y pueden agregar todas las reglas que quieran. Si se consiguen una tómbola para ir sacando las bolitas, mucho mejor. Estarán jugando la versión alcohólica del Kino.

Alguien se me adelantó y creo esto!

Alguien se me adelantó y creo esto!

Hat on TV (O Gorro en la tele pa los amigos)

Este juego es para los carretes parkeados. Todo lo que necesitas para jugarlo es un televisor, y un sombrero. Cualquier tipo de gorro sirve, siempre y cuando puedas instalarlo en la esquina de tu televisor. Pon tu película o serie favorita, y cada vez que un personaje aparezca de tal forma que parezca que tiene el gorro puesto, todos toman.

Dependiendo de la época del año puedes convertir este juego en una tradición más. Si pones un sombrero navideño en la tele, y ves películas navideñas a la vez, puedes tomar cada vez que Macauly Caulkin salga en pantalla. Si pones ciertos canales también puedes hacer del juego una maravilla. Pon CNN y bebe cada vez que el entrevistado de turno se ponga tu sombrero. Pon teleseries turcas y bebe cada vez que hacen un primer plano a Onur. O pone el FOX y bebe junto con Homero cada vez que se pone el sombrero. Son horas de diversión!

Se puso el gorro! Es hora de tomar!!

Se puso el gorro! Es hora de tomar!!

Mafia

Mafia es uno de esos juegos en grupo para toda la familia, pero que los alcohólicos de este país se encargaron de transformarlo en un juego para carretes. El juego dice más o menos así. Todos los jugadores sacan un papelito. Dos papelitos dicen “Mafia“, uno dice “Policía“, uno dice “Médico” y los demás no dicen nada. Los que dicen nada serán comunes y silvestres pueblerinos. También hay un narrador que no es parte del juego y que hace de juez.

Todos los jugadores deben cerrar los ojos. Primero abrirán los ojos los mafiosos. Ellos se comunicarán via señas y le indicarán al narrador quien de los jugadores morirá en el próximo turno. Los mafiosos cierran los ojos, y luego abre los ojos el policía. Él apuntará a uno de los jugadores esperando achuntarle a que es un mafioso. Finalmente, el médico abre los ojos, y apunta a un jugador, para salvarlo en caso de que la mafia haya intentado matarlo en esa ronda. Después todos abren los ojos y el narrador cuenta quien murió, y se abre el debate para que todos los jugadores se acusen entre sí, intentando descubrir a los mafiosos. Al final de este debate, los jugadores votan, y deciden a cual de los demás mandarán a la horca, eliminando a ese jugador para siempre.

Como pueden ver, es un pueblo bastante jodido para vivir. La gracia es mentirles a todos para divertirse. Si eres mafioso, diles que eres policía y logra que todos los demas mueran. Y si eres un sucio pueblerino, diles que eres policía y genera caos.

¿Cuándo se toma en este juego? No se, cuando quieran.

Un jugador típico de Mafia pidiendo la horca para todos

Un jugador típico de Mafia pidiendo la horca para todos

La Callampa

Si lo tuyo es la destreza, quizás debas probar con este juego. Es básicamente una versión pobre del Yenga, pero ideal de jugar en un carrete porque ya tienes casi todos los ingredientes necesarios. Sólo necesitas una botella, y un mazo de cartas.

Uno a uno, los jugadores ponen cartas sobre la botella. Pero cada carta debe tener máximo dos esquinas apoyadas sobre otra carta. ¿O no era así la cosa? No me acuerdo. La custión es que a medida que uno va poniendo cartas sobre la botella, las cartas se empiezan a arquear por el peso y por razones físicas que un mejor ingeniero que yo podría explicarnos. La forma que termina quedando es la de un hongo, o callampa como le decimos de cariño.

Y bueno, al primero al que se le cae la callampa pierde.

Apreciad la callampa!!

Apreciad la callampa!!

Mímica – Pictionary

Este juego tiene muchas formas de jugarse. Lo normal es anotar un montón de conceptos idiotas en papelitos, y luego cada jugador los va sacando. Dependiendo de la versión del juego, el jugador puede dibujar o actuar con mímica lo que decía su papel, con tal de que los demás participantes lo adivinen.

La gracia de escribir tus propios papelitos es poner palabras o conceptos que sean imposibles de describir. Si al final el objetivo de este juego no es ganar, es ver como los demás hacen el ridículo tratando de actuar lo que escribiste. Algunas buenas prácticas y consejos de cosas que puedes escribir:

1. Conceptos abstractamente abstractos. Intenta con algo como “la levedad del ser” o “el inmenso dolor del alma atormentada por lo imperceptible”. Jamás nadie lo adivinará, y notarás lo incómodo que se sentirá el que está adelante al no saber como diablos dibujar/actuar eso.

2. Poner el nombre de alguien más que esté jugando.  Si vas a hacer esto, pon una regla previa que prohiba apuntar a los objetos o personas que están en los papelitos. De esa forma, el que está adelante estará obligado a imitar a uno de tus amigos con gestos. Advertencia: esta dinámica podría terminar en combos.

3. Conceptos sexuales y obscenos. No hay nada más entretenido que ver a tus amigos simulando actos sexuales en público. Trata de que la frase sea lo más rebuscada, larga y asquerosa posible, para que a los demás les cueste adivinarla y la mímica o el dibujo dure más tiempo.

Si quieren se compran el Buzzer, un juego de mesa que hace lo mismo pero cuesta 18 lucas

Si quieren se compran el Buzzer, un juego de mesa que hace lo mismo pero cuesta 18 lucas

El Nunca Nunca

Yo nunca nunca he jugado nunca nunca. El juego más polémico desde la invención de los juegos de carretes. Este juego genera peleas, trae sorpresas, y te permite descubrir todo lo que siempre quisiste saber sobre los demás. Para jugar, todos los participantes deben estar tomando algo. Una persona parte y dice “Yo nunca nunca…” y termina la frase con alguna cosa. Por ejemplo, “Yo nunca nunca he visto una película de Disney”. Luego de esa frase, todos los jugadores que alguna vez han visto una película de Disney deben beber de su trago.

Puedes abordar el juego de dos formas. La primera es diciendo cosas super obvias que todos han hecho alguna vez en la vida, con el fin de que todos tomen y todos se emborrachen. Acá caen frases como la de Disney, que si bien son frases super fomes, cumplen el objetivo al callo. O también puedes mandar frases teledirigidas, de cosas que sabes que sólo uno de los participantes ha hecho. “Yo nunca nunca nací en Temuco” por ejemplo, o “Yo nunca nunca he escrito un blog”.

La segunda forma de abordar el juego es preguntando esos cahuines y verdades incómodas que siempre quisiste saber. Es hora de saber quien se agarró a quien, quien odia a quien, quien se puso homo-curioso alguna vez, etc. Pero antes de jugar, ojo con los secretos que guardas y te pueden sacar!

Yo nunca nunca le pedí plata al Choclo

Yo nunca nunca le pedí plata al Choclo!

Cuarto Rey

El padre de todos los juegos de carrete destructivos. Antes de Tomanji cuando no había presupuesto, todo lo que se necesitaba para beber como enfermos era un mazo de cartas. Cada jugador va sacando una carta, y dependiendo de la carta que sacó es lo que hace. Lo terrible de este juego es que contiene a todos los otros juegos, y ud si quiere puede ponerle las reglas que quiera a cada carta. Puede jugar un Jammin si sale un 4, puede jugar una cultura chupística si sale el 8, etc.

El peak de este juego es cuando sale el rey. Sobre la mesa hay un vaso común. Cada vez que un jugador saca un rey, rellena un cuarto de ese vaso con lo que sea que esté tomando. El jugador que saque el cuarto rey, rellenará el vaso y tendrá que tomárselo al seco. El problema es que ese vaso puede tener una mezcla de muchas cosas, dependiendo de qué estaba tomando cada jugador que lo rellenó, así que quien saque el cuarto rey tendrá un viaje derechito al planeta de la caña.

Hora de tomar bitches

Bienvenido a la peor borrachera de tu vida. Yo seré tu guía.

¿Qué juego echaste de menos en esta lista? ¿Estás leyendo esto desde la playa? ¿O lo lees desde tu trabajo añorando estar en la playa? Nadie dijo que estos juegos hay que jugarlos si o si en la playa, así que los borrachos oficinistas pueden partir desde ya con la maratón chupística. Pero recuerden, con moderación!

No olvides suscribirte y compartir el blog! Síguenos en Facebook y en Twitter (@olateshow) para estar al tanto de todos los posts nuevos que vayan saliendo!