Hola hola amiguitos, ¿cómo lo están pasando?

Escuché una canción el otro día que me dejó muy preocupado. La canción decía algo como que “el puente de Londres se iba a caer”, por lo que yo partí en el primer avión que pillé a avisarle a la gente y detener la tragedia. Menos mal que era todo mentira y que no se murió nadie, así que aproveché de visitar esta hermosa ciudad llena de ingleses que toman té.

Les cuento que en esta ciudad vive el único ser humano más viejo que yo. Se llama Reina Isabel y su cara aparece en todos los billetes y monedas de ese país. Traté de ir a verla a su palacio pero los guardias no me admitieron porque dijeron que yo andaba desnudo. Traté de hacerlos entrar en razón explicándoles que soy un dinosaurio y los dinosaurios no usamos ropa, pero no hubo caso. Así que ahí quedaste Reina Isabel, yo te iba a invitar a tomarnos un te y a andar a caballo. Pa la otra será.

El resto de mis aventuras se las narro en mi clásica reseña viajera.

Ahí quedaste Reina Isabel. Yo que te iba a invitar a un Pisco Sour

Ahí quedaste Reina Isabel. Yo que te iba a invitar a un Pisco Sour

Alojamientos

Déjenme contarles primero que Londres es la ciudad más cara del mundo mundial. Es más cara que París o Talca. Es tan cara que los pobres guardias de lareina tienen que dormir parados afuera del palacio porque no les alcanza para pagar un arriendo. Así de cara.

La cosa es que al llegar allá, me alojé en un hotel más o menos barato que pillé en el centro de Londres. Y lo primero que les digo es que Londres no tiene centro, todas las cosas para turistear están lejos una de otra, así que donde me quedé no era centro realmente. El hotel me costó algo así como 35 lucas la noche, y con eso tenía baño compartido y me prestaban un secador de pelo que tenía que ir a buscar a la recepción. Había desayuno también y computadores para navegar por internet, por la módica suma de 1.000.000 de pesos el segundo (exageración).

Lleven adaptadores de enchufes, porque los ingleses son tan raros que usan una conexión extraña que nadie más en la galaxia usa. Ni siquiera los marcianitos de Marte la usan, pa que vean lo rara que es.

Estoy en Londres y brillo!!

Estoy en Londres y brillo!!

Atracciones

Londres tiene tantas atracciones que el mismo John Lennon se enredaba en su tiempo pa ver cuál de todas visitaba primero, situación claramente explicada en su canción “Help” que dice “Help! I need somebody! Help! No se que visitar! Help!”. De verdad!

Bueno lo primero que tienen que ver allá es el Big Ben. El Big Ben es un reloj antiiiiguo que está ahí desde el año 1700 antes de Cristo, y que te dice la hora exacta en la que va a morir la niña de Los Caballeros del Zodiaco. En un millón de años nadie se ha dignado a ponerle una pantalla digital y si trato de sincronizar el Big Ben con mi smartphone tampoco funciona así que mal ahí Londres. Eso si, en ninguna parte en todo Londres hay un cartel del Big Ben, porque todos hacen referencia a él como “The Houses of Parliament”, que es el edificio más grande del cual el Big Ben es parte. El edificio completo es ese que destruyen en la película del gallo con la máscara blanca con bigotitos y capa, que era bien malacatoso y quería “menos monumentos y más justicia”. Buena consigna pero si destruyen ese edificio, ¿qué va a ver uno como turista?

El Big Ben en la foto más inglesa jamás tomada

El Big Ben en la foto más inglesa jamás tomada

El segundo monumento monumentoso está al frente del Big Ben, y se le conoce como el London Eye, también conocida como “la rueda de la fortuna más grande del universo”. En español se traduce como “El ojo de Londres”, y se le llama así por el ojo de la cara que te cuesta pagar la entrada para subirte a ella. Unas 12 lucas chilenas, una cosa poca. Cuando te subes puedes ver toooodo Inglaterra desde lo alto, y la cosa va dando vueltas lentito para que aproveches tu platita. Si desde el Empire State en Nueva York les dije que se veía todo el planeta, desde acá se debe ver toda la galaxia, porque chita que sube alto esta cosa. Les juro que alcancé a ver unos gallos peleando con sables láser en otra galaxia, y andaban con un gallo peludo y con Harrison Ford. O quizás necesito comprarme lentes.

Saluden a la cámara chiquillos!

Saluden a la cámara chiquillos!

El tercer monumento que no se pueden perder es el Puente de Londres, ese que me dijeron que se iba a caer. Y en verdad acá los ingleses tienen un enredo de nombres más o menos. Resulta que el que nosotros creemos que se llama puente de Londres (que les muestro más abajo en la foto) no se llama ná así. Ese se llama Puente de la Torre. El Puente de Londres es un puente super ordinario que no tiene más chiste que el puente Mapocho. Bueno, la cosa es que el Puente de la Torre es super bacán. Está a la mitad de un río que no se como se llama así que le diremos el Mapeight (Mapocho en inglés), y tira luces en la noche. Se puede subir pero eso cuesta otros sepetecientos mil dólares.

Chita que beautiful

Chita que beautiful

Otro monumento que tienen que ver si o si es la Torre de Londres. Entonces pa enredarlos aún más, tenemos el Puente de Londres, el Puente de la Torre,y la Torre de Londres. La Torre de Londres es un castillo asi medievalezco, igualito a los de las películas. Adentro tienen unas armaduras bacanes, armas igualitas a las del Señor de los Anillos, y las joyas de la corona. Las joyas de la corona son TAN brillantes que tuve que ponerme 3 pares de lentes de sol y tuve que morderme el brazo para detener mis instintos de dinosaurio flaite y no robarme nada. Son increiblemente bacanes, y tienen desde coronas, cetros, anillos e incluso hay una cuchara real! Está incrustada con oro y hace que las zucaritas tengan mejor sabor.

Este es el dragón que custodia las joyas de la corona. Le saqué la contumedia y después nos hicimos amigos

Este es el dragón que custodia las joyas de la corona. Le saqué la contumedia y después nos hicimos amigos

Y por último, si tienen tiempo péguense un pique a Stonehenge. Hay unos tours en bus que te llevan pa allá y es bien chori. El Stonehenge son unas piedras que en un carrete jurásico hace cientos de años dejamos ahí paradas con mi primo el Jotoso. Él era un brontosaurio bien hippie que creía en esas cosas de la pacha mama y las constelaciones y la conexión del ser con la galaxia. La cosa es que me convenció que apilaramos unas piedras en medio de la nada para que nos conectáramos con el cosmos. Estaba medio cocido mi primo ese día jajaja. La cosa es que las dejamos ahí, pasaron los milenios, y ahora la gente va pa allá y se toma fotos y nadie entiende  porque están ahí. Y hacen estudios, que es un calendario solar, que es un mensaje de los extraterrestres, que es un símbolo maya y la cacha de la espada.

Que estuvo bueno el carrete

Que estuvo bueno el carrete

Comida

Seguro quedaron super motivados con todas las cosas que les conté que hay que ver. Bueno, les cuento altiro que cuando se trata de comida, Inglaterra es super penca. Como todo es increiblemente carísimo, olvídense de ir a un restaurant 5 estrellas pa sorprender a la polola ni nada de eso. Lo que gastan en Chile llendo al sushi más caro de la Dehesa allá lo gastan en el Burger King del centro. Una cosa así. Así que si existe la gastronomía inglesa y es rica y bacán, jamás la probarán porque es demasiado cara.

Lo que si van a poder probar es comida de bar. Porque allá los bares a la hora de almuerzo venden comida. El plato típico de Inglaterra que te venden en las películas y en el cine es el “Fish and Chips”. Te dicen que es el plato insigne de su cultura y que nadie más lo cocina en el resto del planeta. ¿Saben una cosa? La custión es pescado con papas fritas. Y con arvejas. No me gustan las arvejas. Es bien penca el plato. Por la mitad del precio van a San Antonio y se comen lo mismo pero fresco. Mal ahí Londres, muy mal. No coman Fish and Chips, tiene menos chiste que el Checho Hirane.

Eso sí, vayan a algún bar típico irlandés y tómense una cerveza. Son todas bien buenas. Si, si se que Londres no está en Irlanda, pero admitámoslo. Inglaterra e Irlanda son la misma custión. No sa pa que pelean separarse.

Más fome esta custión. Mejor el arrollao e huaso.

Más fome esta custión. Mejor el pastel de jaiba.

Transporte

El transporte en Londres es bien choro. Porque los ingleses como que se burlan de su propio transporte. Primero, tienen sus típicas micros rojas de dos pisos. Son bien bonitas y obvio que hay que sacarse una foto con una de ellas. Eso sí, nunca me subí a ninguna. En general no me subo a las micros mucho en otros países porque hay que saberse los recorridos y cachar donde para y esas son cosas que pa un turista no son fáciles de entender, menos aún para un dinosaurio.

En vez de las micritos típicas me moví para todos lados en metro. Y el metro londinenses tiene varias particularidades. Primero, es el metro más antiguo del planeta. Lo construyó Sherlock Holmes en el año 1200 AC. Segundo, viaja al revés. ¿Cómo es eso de que viaja al revés? Bueno, si usted se para en el andén esperando a que llegue el tren, no va a llegar na por su izquierda, va a llegar por su derecha, y eso es cuático. De hecho, cuando uno espera para cruzar en la calle, en el suelo hay cartelitos que dicen algo como “acuérdese que usted está en Inglaterra y que somos especiales, así que mire para el otro lado a ver si vienen autos antes de cruzar”. Y lo tercero del metro es que lo construyeron re mal. Tan mal que hay estaciones en que el hoyo entre el vagón y el andén es tan grande, que empapelaron con anuncios de “Mind the Gap”, que significa “Ojo con el hoyo”. Y por alto parlante suena con voz endemoniada un compadre diciendo “Mind the gap – Mind the gap – Mind the gap” una y otra vez. se hizo tan popular la cosa esa del Mind the Gap que sacaron poleras, tazones y hasta calzoncillos con la frasesita. Es como si acá sacáramos merchandising cada vez que el metro falla.

¿Y acá la BIP me sirve?

¿Y acá la BIP me sirve?

And that was another adventure of the dinosaur. Ahhh no me entendieron nada. Mi inglés quedó mejor que el de Lucho Jara después de mi viaje. Quédense atentos a mis próximas aventuras. Estaremos recorriendo más hermosos parajes con la camarita viajera, y también se vienen otros destinos a los que no ha ido pero en los que me photoshopearé convenientemente.

Chao pescao! Digo, roaaaar!!!

Recuerden que si quieren seguir mis aventuras pueden hacerse mis amigos en el Facebook del Dino. También sigan el blog del Olate Show en sus páginas de Facebook y Twitter, porque son buenos cabros, me prestan este espacio y ni me cobran.