Con el paso de los años, los precios de los pasajes aéreos han bajado considerablemente. Lo que antes parecía inalcanzable ahora parece una alternativa cada vez más cercana, y los chilenos y chilenas podemos aventurarnos a viajar con todas las comodidades que el viaje en avión significa. O sea, ninguna.

Hoy vamos a desmitificar el dicho de que volar es la mejor forma de viajar. Porque la experiencia de viajar en avión está lejos de ser placentera, al menos para los mortales que viajamos en clase turista. Jamás he pisado la cabina premium, y dudo que alguna vez lo haga. Este manual es para todos ustedes que han aprovechado las ofertas, han juntado pesito a pesito y se han dado las vacaciones de su vida. O para los afortunados que fuimos funcionarios de aerolíneas alguna vez, y pudimos viajar por el mundo a precio de huevo (pero sujeto a humillación, cosa que les contaré otro día). O para usted que nunca se ha atrevido a volar por los aires.

A continuación, todo lo que usted debe saber para sobrevivir a su viaje en avión.

El mayor misterio de la vida. ¿Quién toma estas fotos de aviones volando?

El mayor misterio de la vida. ¿Quién toma estas fotos de aviones volando?

Empezando el Viaje

¿Cuántas horas antes hay que estar en el aeropuerto? Es la pregunta clásica con la que empieza todo viaje. Hay personas que han viajado cientos de veces pero que siguen preguntando lo mismo cada vez. Y es que a uno nunca le queda claro. ¿Es 1 en vuelos nacionales? ¿2 para internacionales? ¿y por qué son 3 para ir USA? ¿y para Europa también son 3? ¿Y a México, son 3 también? O llegas al aeropuerto increíblemente temprano y te toca matar el tiempo allá, o llegas súper justo a la hora y te toca andar corriendo detrás de tu vuelo. No olvides que los aeropuertos suelen estar geográficamente a la chucha, por lo que llegar a ellos añade horas extra que debes considerar.

Una vez en el aeropuerto es cuando empiezan las dudas. Porque nadie en el mundo parece tener claro qué es lo que hay que mostrarle a la niña del mesón. Así que los viajeros tenemos la tendencia de imprimir todas las weás lo que podamos. Le pasamos a la niña el carnet, el pasaporte, los pasajes impresos, la boleta de los pasajes, el comprobante del check in, la reserva del hotel, la licencia de conducir, la redcompra y el recibo de carga de la BIP!. Todo envuelto en una carpetita plástica transparente con un botoncito blanco para cerrarla. La niña procede a hacernos preguntas que somos incapaces de responder, como ¿se chequeó por la página o se prechequeó? ¿tiene impresa su tarjeta de embarque? ¿cuál es su número de pasajero frecuente? Las aerolíneas no cachan que el común de los mortales no entiende todos esos conceptos raros. Nadie sabe la diferencia entre escala y conexión, y nadie sabe si las maletas hay que recogerlas cuando uno se cambia de avión o si llegan solitas al destino final.

Su puerta de embarque es la 346E en la terminal J4 señor - ¿Que weá?

Su puerta de embarque es la 346E en la terminal J4 – ¿Que weá?

Pasando todo ese show y entregando las maletas, hay que pasar a policía internacional si tu viaje es al extranjero, o a la policía más challa si es viaje nacional. Y al momento de pasar por los detectores de metales viene otra serie de preguntas. ¿Me tengo que sacar el cinturón? ¿Y los zapatos también? ¿El notebook lo saco de la mochila y lo pongo en otra bandejita? ¿Me saco los piercings? ¿Qué pasa si tengo una placa metálica en el cuerpo de esa vez que me atropellaron? En serio señores de inmigración, dejen de hacernos rellenar papeles weones y publíquense las respuestas a todo esto. Avíspense.

Terminado todo este show por fin se llega a la sala de embarque. Y es hora de vitrinear el Duty Free, el cual generalmente consiste en un montón de weas caras al lado de cigarros y copete barato. Eso sí, señora, si usted va de Santiago a Concepción / Iquique / Puerto Montt / cualquier ciudad shilena, no se vuelva loca comprando cosas. Esa tienda no es Duty Free, porque usted no está saliendo del país. Es solo una tienda cara dentro de un aeropuerto. No sea weona.

Dentro del avión y una vez encontrado el asiento, uno se prepara para el viaje. Cuando se trata de aviones, hay de todos los modelos. Desde aviones gigantes con pantallitas para cada uno, hasta aviones pequeños que parecen micros con alas. Todo depende de a donde vaya y con qué aerolínea haya comprado pasaje. Para fines didácticos, vamos a dividir la experiencia en tres tipos de viajes.

Compremos weas barataaaaaas

¿Cargador de iPhone a 20 lucas? Qué barato!

Viajes largos a la chucha

Estamos hablando de viajes de al menos 8 horas. Si tienes suerte, tienes tu propia pantallita con toda una biblioteca de películas con las cuales entretenerte. También hay música y juegos weones que nadie juega, salvo el Quien quiere ser Millonario. Si viajaste en una aerolínea más cuma (si Iberia, a ti te estoy hablando), no tienes NADA. Tu imaginación pasará a ser tu mejor amiga a la hora de aguantar el viaje.

Te servirán la cena y tu primera pregunta es ¿Puedo pedir copete? Si, si puedes. Y todo el que quieras. Y que nadie te diga lo contrario. Toma todo el que puedas porque te ayudará en la posterior lucha por intentar dormirte.

No pierdas tu tiempo buscando una posición cómoda para dormir. No existe. Los asientos del avión se reclinan la nada misma, y el fierrito del revistero del asiento frente a ti se te entierra en las rodillas. Afortunadamente te entregaron una mantita para que te tapes en la noche. También te pasaron un cojín que no sabes donde poner ¿Podré llevarme la mantita después del vuelo?

Si es que en algún momento de milagro lograste quedarte dormido, te van a despertar pronto, para servirte el desayuno. Te prenden todas las luces del avión para entregarte ese omelette de huevos que no querías. Aprovecha de ir al baño altiro, antes que se arme el clásico taco post desayuno. Lo bueno es que ya queda poco para llegar, así que paciencia. ¿No queriai conocer Europa?

NoDormíNiUnaWeá.com

NoDormíNiUnaWeá.com

Viajes ma o menos lejos

Estos son viajes de entre 4 y 6 horas. Este es el clásico viaje a Brasil, Colombia o a algún país que es lejos, pero no tan lejos.

En este tipo de viajes las aerolíneas se ponen cagadas, y consideran que el trecho no amerita poner de sus mejores aviones. Por eso, acá te toca un avión mediano, que no tiene más entretenimiento que la revista del mes, y a veces una película que es a elección del piloto en pantallas compartidas por todos. O sea, igual que un bus. Si tení cuea, te regalan un diario. Agarra La Tercera, El Mercurio es difícil de leer en un avión. Y además miente.

Las aerolíneas suelen tener re buenas películas en sus catálogos, pero cuando es el turno del piloto de elegir por ti, te ponen la más mala que tengan. Generalmente un dramón que no entretiene a nadie. Una vez me pusieron una en que una escena en que unos tipos cenaban duraba literalmente 10 minutos. Y no ocurría nada. Los protagonistas estaban más aburridos que yo sentado en el avión. Por un momento pensé que ellos estaban cenando y veían la película de un weon que viajaba en avión. Filosófico.

En estos trechos cada aerolínea hace lo que quiere con la comida. Algunos se dignan a servirte un platito de comida, otras se rajan con un sandwich o un muffin (que es básicamente un queque con nombre siútico) y las más cumas te sirven maní. Si, maní. Una bolsa de maní para 6 horas de vuelo. La idea es que te comas un maní cada 13 minutos, para que la bolsa dure el viaje entero.

Lo bueno es que el viaje es ma o menos largo nomás, así que termina luego. Disfruta las vacas y échate bronceador.

Hola. Soy lo único que comerás en 6 horas.

Hola. Soy lo único que comerás en 6 horas.

Viajes cortos shicos

Estamos hablando de viajes de 1 o 2 horas. Esos trechos que se podrían hacer por tierra en miles de horas, como ir a Conce, la Serena o Puerto Montt.

En este viaje te vas en el avión más cuma que la aerolínea tenga. En general suele ser un avión que hace unos 7 u 8 piques al día, igual que un bus Transantiago que hace varias veces el mismo recorrido en un mismo día. Se nota el uso cuando la wea hace sonidos extraños al despegar.

El viaje es tan corto que no da tiempo para películas, así que la aerolínea decide ponerte algún capítulo repetido de Friends (sin subtítulos) o los clásicos gags canadienses. Que mejor forma de pasar el rato que viendo las mismas cámaras escondidas en todos los viajes. Como la del viejito que entra al teletransportador con el conejo, y sale con dientes y orejas conejunas. O la del niñito que se convierte en Hulk en el baño público. Clásicos del humor.

Esos pacos canadienses son unos loquillos

Esos pacos canadienses son unos loquillos

Cuando se trata de la comida, acá la mejor wea a la que puedes aspirar es la bolsa de maní. Hay aerolíneas que deciden darte niunawá. No te demores demasiado en decidir que quieres para tomar. Piensa que las pobres azafatas tienen sólo 30 minutos para servirle jugos a 200 weones. Y no te entusiasmes mucho con el café. No vas a tener ni tiempo de que se enfríe y ya vas a estar aterrizando.

Lo peor que te puede pasar en estos vuelos es que te den ganas de ir al baño. No hay ni tiempo para usar el baño, y la mitad del vuelo va a estar el carrito de la comida tapándote la pasada en alguna parte del pasillo. Peor aún es que te den ganas de hacer sólidos. ¿Se puede usar este baño para eso? Es la pregunta que nadie ha sabido responder. E incluso peor es si te dan ganas de vomitar, o como le dicen en el mundo aeronáutico, “devolver“. Mejor aguántate. Total, el viaje es corto.

Una vez en el suelo, siempre viene ese pensamiento maricón del chileno cagao. “Tan corto fue el viaje y tanta plata que pagué por la wea”. Agradece que llegaste sano y salvo.

¿Y cuando tiro la cadena cae todo a la gente allá abajo?

¿Y cuando tiro la cadena cae todo a la gente allá abajo?

El Post Viaje

Viviste tus vacaciones y ya es hora de volver a casa. Afortunadamente, ya aprendiste mucho de tu viaje de ida, y tu viaje de vuelta va a ser relativamente sencillo. Va todo bien, hasta que te pasan esa hojita del SAG. Y las preguntas y cuestionamientos reaparecen. “¿Tendré que declarar esta wea?” Nadie sabe que se declara y que no. Pero todos sabemos que el SAG es brígido. Puedes entrar a Chile con miles de dólares en contrabando de iPads chinos, pero si pasas con un coco queda la cagá. Lamentablemente, yo tampoco se bien cuando se declara y cuando no, así que acá estás solo contra el mundo.

Al momento de retirar las maletas siempre está ese miedo de que te hayan robado. Estamos convencidos de que hay los aeropuertos son tierra sin ley donde los empleados de carga desvalijan cada maleta. “Noo, es que a una tía le abrieron la maleta una vez”. Siempre hay una historia así dando vueltas que reaviva el mito. La mitad de las veces son personas que pusieron un candado tan mula que la wea se reventó cuando tiraron la maleta al suelo.

Saliendo del aeropuerto es hora de buscar Transfer o Taxi. La regla de estas empresas es “nosotros te cobramos más de lo que normalmente pagarías. No tienes más opciones, páganos”. Nada que hacer, el aeropuerto está en medio de la nada. Al menos el viaje ya terminó, y pronto estarás descansando en casa.

Hola, te vine a cagar

Hola, te vine a cagar

¿Alguna anécdota o situación que te haya pasado en un viaje en avión? ¿Te han cancelado un vuelo? ¿Te han puesto en un hotel? ¿Te han perdido las maletas? ¿No te sumaron los kilómetros? La sección de comentarios es toda suya fieles lectores!!

No olvides suscribirte y compartir el blog! Y síguenos en Facebook para estar al tanto de todos los posts nuevos que vayan saliendo!